Historia del Bosque de Boulogne

Historia del bosque de boulogneLas tierras de este bosque fueron regaladas por Childeric II al poderoso Abad de Saint-Denis, que fundó varios monasterios.
Philip Augustus compró la mayor parte del bosque a los monjes de Saint Denis para crear una reserva de caza real en estas tierras. En 1256, Isabel de Francia, hermana de Saint-Louis, fundó la abadía de Longchamp.
Durante la Guerra de los Cien Años, el bosque fue la guarida de muchos forajidos; en 1416-17 las tropas del Duque de Borgoña quemaron parte del bosque de Rouvroy; Bajo el gobierno de Luis XI de Francia, la región, llamada Bois de Boulogne, fue repoblada y se despejaron dos caminos que lo atravesaban.
Después de que Francisco I construyese el Château de Madrid (completado en 1526) en el Bois de Boulogne, los bosques pasaron a albergar festividades. La zona de caza se selló con muros bajo los mandatos de Enrique II y Enrique III, que también construyeron ocho puertas de acceso. Enrique IV plantó 15000 moreras con la esperanza de alumbrar una industria local de la seda. Su repudiada mujer, Margarita de Valois, se retiró a su refugio en el Château la Muette, en el Bois.
En noviembre de 1783, en las inmediaciones el Château de la Muette, Pilâtre de Rozier y el marqués d’Arlandes hicieron el primer vuelo en un globo de aire caliente, construido por los hermanos Montgolfier.
El lugar fue transformado en un parque por Napoleón III en 1852. En los años siguientes fue rediseñado de forma informal abriendo espacios de césped y poblándolo con hojarazos, hayas, cedros, castaños, olmos y plantas exóticas como secoyas. Todos los caminos, con la excepción del Allée Reine Marguerite y la Avenida Longchamp, se diseñaron con un trazado sinuoso: hay treinta y cinco kilómetros de camino a pie, ocho kilómetros de caminos para bicicleta y veintinueve kilómetros de caminos para autos. Se crearon los lagos superior e inferior, conectados por una cascada. La tierra excavada se empleó para crear la Butte Mortemart. Entre 1855 y 1858 se construyó el hipódromo de Longchamp.
El Bois de Boulogne fue oficialmente anexado a la ciudad de París en 1929 y fue incorporado al 16º arrondissement. De la misma forma que el Bois de Vincennes, no se le considera normalmente parte de París, porque sólo consta de tierra publica sin población, exceptuando a los guardas.